¿Transformación… cuánto? Aterrizando el tema. Primera parte


Prólogo

Pero ¿qué es la transformación digital? ¿De qué trata esto que tanto se escucha últimamente?, ¿Qué requerimos como Organización o Profesional para esta transformación?, algunas preguntas como estas intenta aclarar el presente artículo.

Con tanta información circulando es fácil perderse… Veamos entonces.

La primera vez que leí sobre transformación digital me imaginé algo de la NASA, “¿Qué es eso que tanto se habla?”, cuando no era tan mediático debo decirlo, sin embargo, a pesar de  leerse como algo transgresor o revolucionario quizá, en mayor o menor medida es casi un proceso natural de todas las organizaciones que desean mantenerse en el tiempo, y que está ocurriendo de una forma rápida y sin retorno.

Cada uno de nosotros se relaciona a diario con otras personas u organizaciones, mediante el uso de redes sociales, del comercio electrónico, adquiriendo bienes y/o servicios a través de éste último, etc.

La tecnología avanza sin pausa, de forma frenética, “todo” lo tenemos a un clic de nuestras manos, en nuestro equipo móvil, en nuestro computador portátil, por ejemplo, y cada uno de estos avances tiene un fin, facilitarnos la vida, con sus pro y contras, con sus precursores y desertores, esos servicios que nos hacen “pegarnos” al teléfono, al internet, que a veces nos aleja de los demás, cuando más “conectados” estamos de todos, una paradoja si se quiere, pero eso es otro tema….

Es una realidad a la que nos enfrentamos diariamente. Todo está “on-line” o al menos muchos de los bienes o servicios que consumimos ¿no es cierto?, y cuanto más es así, entendemos que es mejor para nosotros porque nos simplifica la vida.

¿Qué se entiende por transformación digital?

Dado este contexto, se entiende que toda organización o empresa, que desea mantenerse en el tiempo, y que desea llegar a más personas con sus servicios para crecer y rentabilizar, debería “al menos” cuestionar su estrategia de negocio. A esto me refería cuando menciono que es casi un proceso natural, porque el entorno, el ambiente (mercado) ya es digital, cuando se transan productos a través de internet, cuando las grandes empresas, entiéndase generan millones de dólares como YouTube, Netflix, Amazon, EBay, Facebook, Ali Express, por nombrar algunas, indistintamente del tipo de producto comercializado, acontecen en un mundo digital, donde se gatillan miles de transacciones y  por consiguiente, procesos y operaciones que lo sustentan. Con esto como entorno, las organizaciones deben repensar su modelo de negocios para subirse a este mercado, sino lo están, o bien, evaluar donde se encuentra y luego fijar estrategias para avanzar en esta transformación, “subirse al carro” digitalmente hablando, esta transformación involucra muchas cosas, conlleva un cambio de ADN, adaptarse, reinventarse.

Beneficios

Múltiples son los beneficios y beneficiarios de este “mercado digital” no obstante, me centraré en los dos principales: los clientes y las organizaciones.

Para los clientes:

  • Más y mejores productos/servicios al alcance de más clientes dada las plataformas tecnológicas.
  • Al existir una mayor competencia de las organizaciones por estar en el mercado digital, se puede traducir en mejores precios para los clientes.
  • Rapidez en la entrega de los productos disponibles on-line.
  • Nuevos productos disponibles según comportamiento de compra de los clientes.
  • Entornos de compra “customizados” según la experiencia de los usuarios (UX). Cada vez más organizaciones mejoran sus plataformas centrando sus productos en la “experiencia del usuario/cliente”.

Para las organizaciones:

  • Posibilidad de llegar a más mercados por las múltiples plataformas y canales de venta, con todo lo que esto implica.
  • Mejora de procesos o transformación de estos, pensando en mercados más dinámicos como los digitales, se desprende que mejorando procesos se pueden lograr eficiencias.
  • Las organizaciones tienen la posibilidad de “conocer” el comportamiento de los clientes y según esto ofrecer productos personalizados (Big Data, Análisis de datos).
  • Modernización por el uso de nuevas tecnologías.
  • No quedar obsoletos o fuera del mercado digital.

Algunas consideraciones que toda Organización o Profesional debieran cuestionarse

Este nuevo entorno se origina de comportamientos de los clientes, de sus necesidades, que implica muchas veces inmediatez en la entrega, bajo ciertas condiciones.

La transformación digital lleva implícita innovación, y si pensamos en el concepto detrás y en lo que puede involucrar, sólo desde nuestro rol que desempeñamos en nuestros lugares de trabajo día a día, pueden surgir puntos que quizá al leerlos parezcan obvios, pero creo importante mencionarlos:

  • ¿Cuán preparado estoy o está mi organización para un mercado digital?
  • Lo que hacemos en el día a día, los procesos, ¿están adaptados a un modelo de negocios digital?, ¿Estamos preparados para una mayor demanda de productos o bien para atender diferentes mercados?
  • Teniendo al cliente como nuestro foco principal, ¿Podemos responder en tiempo y forma a sus necesidades?
  • ¿Qué necesitamos para transformarnos digitalmente?
  • ¿Cuáles son los costos que estamos dispuestos a pagar?
  • ¿Cuál es la magnitud del cambio según la brecha que tenemos digitalmente hacia donde queremos llegar?

Estas son algunas de las preguntas que deberíamos realizarnos, al momento de evaluar nuestra situación pensando en impulsar una transformación digital.

Imaginemos lo que para una compañía de telefonía móvil puede significar transformarse digitalmente versus una fábrica de muebles, son diametralmente opuestos, para la primera quizá puede ser parte de su día a día, pero para una fábrica que utiliza el mercado “tradicional” de tranzar sus productos, y que no usa un portal para la venta de sus artículos puede ser una tarea titánica de realizar, tanto en magnitud del cambio organizacional, como los costos que esto signifique. Es decir, las posibilidades de transformarse serán significativas para una versus la otra.

Conclusiones

La transformación digital es una realidad, que impulsa a toda organización y profesional a renovarse, para estar preparados en nuevos mercados cada vez más cambiantes, dinámicos y donde la “inmediatez” que un cliente cada vez más empoderado exige, será el día a día.

La transformación implica por tanto, evaluar como organización donde nos encontramos, ¿tenemos la infraestructura necesaria?, ¿hacemos las cosas de la mejor forma posible?, ¿estamos capacitados profesionalmente para estas nueva forma de hacer las cosas?, ¿somos escalables para seguir creciendo?, estas preguntas tipo son parte de una evaluación más profunda que debe ocurrir para saber cuál es nuestro “status quo” y saber cuál es el punto de partida de este camino transformacional.

Implica en mayor o menor medida, una revisión de la forma en cómo se realizan las cosas, en cómo operamos, acá hablamos de los procesos, los cuales deben estar sobre la base del modelo de negocios que queremos implementar, teniendo como estructura o pilar, la estrategia de la organización, esto es crítico, sin la estrategia adecuada el mejoramiento de procesos difícilmente podrá ocurrir, y por consiguiente no tendremos la eficiencia requerida para atender nuevos mercados, más pedidos, más ventas, en los tiempos que prometemos cumplir a nuestros clientes, por ejemplo.

Esta transformación, no será posible, claramente si no contamos con la gente capacitada y dispuesta para afrontar nuevos desafíos, es responsabilidad de la organización implementar planes de capacitación según corresponda, impulsar desde las líneas ejecutivas hasta el último de los colaboradores que se necesita y con qué cuenta para hacer frente a un Roadmap de transformación, demás está decir que la gestión del cambio acá tiene un papel preponderante, para gestionar de forma adecuada la resistencia, incertidumbre que se hacen presente siempre en cambios transformacionales en toda compañía.

Sin duda, la transformación es una gran oportunidad para estar actualizado como profesional en las nuevas tecnologías y prácticas que están surgiendo cada vez con más fuerza, como son: IoT, BigData, ágil, cloud, implementación de bots, AI, etc.

La transformación es en toda su dimensión, una invitación a reinventarse, a sumar, como cliente y mejor aún, en el rol en que nos desempeñemos laboralmente, en mayor o menor medida, somos llamados a ser protagonistas.

 

Un gran abrazo y los mejores deseos en este nuevo año que inicia.

Carlos Alvarez G.  Chile, Enero 2019.

Cada una de las siglas, acrónimos son marcas registradas de las instituciones/organizaciones mencionadas en el artículo.