¿Quieres como JP estar preparado para el futuro? Debes desarrollar tu PMTQ


Los últimos estudios Pulse of the Profession® de PMI, se han enfocado en orientarnos hacia un camino futuro donde se puede visualizar el rol que debemos tener como gestionadores de proyectos, sobre todo en donde las tecnologías apuntarán a ser cada vez más disruptivas en los proyectos que implementemos y donde las habilidades digitales serán muy necesarias en estos roles.

Marzo 2019 PMI acaba de divulgar el último reporte Pulse®, el cual nos da a conocer un nuevo concepto, PMTQ (Project Management Technology Quotient) que llevado al español es algo así como el cociente de tecnología de gestión de proyectos y tiene relación con capacidad/habilidad de una persona a adaptarse, gestionar, integrar y utilizar los nuevos avances tecnológicos dentro de las necesidades de un proyecto/programa/portafolio de una organización.

Lo relevante a mi parecer, más allá de que estamos evidenciando cada vez un mayor avance tecnológico, que va acompañado del uso de múltiples enfoques en la manera de “hacer las cosas”, entiéndase: Design Thinking, Agile, proyectos con gestión híbrida, devops, AI, etc.

El reto está en tener la capacidad de adaptación a este dinamismo según sean las necesidades, circunstancias y por supuesto, acompañar esto con una cultura que permita desarrollar dichas habilidades. Claramente si la organización no fomenta una cultura de desarrollo de talento, difícilmente sus colaboradores estarán preparados, serán intentos aislados solamente.

Pero volviendo a PMTQ¹, según PMI requiere fomentar tres aspectos fundamentales:

  • Curiosidad Constante: apunta a proactividad, probar nuevos enfoques en cómo gestionar los proyectos, nuevas ideas y uso de nuevas tecnologías. Manteniendo una mente abierta, flexible, fomentando la adaptación de acuerdo a las necesidades y en base a esto saber exactamente cuando integrar las prácticas emergentes relativas a proyectos y comprendiendo las nuevas tendencias digitales.
  • Liderazgo Inclusivo: es obtener lo mejor de tu equipo, sin importar la edad, nivel o posición en el organigrama, su nivel de conocimientos digitales, sus habilidades o ubicación geográfica. Tú como líder de proyectos no “sólo” gestionas personas sino que también gestionas tecnologías, y personas que saben gestionar tecnologías,  no impulsas la tecnología, sino que estás creando un equipo de embajadores digitales.
  • Cuidar el Talento: implica reclutar y mantener a los profesionales de proyectos con las habilidades más necesarias en esta era digital. Por su parte estos, tienen la voluntad, disposición y capacidad para mantenerse al día con las tendencias, adaptando sus habilidades en consecuencia. Trabajan en equipo y saben que el conocimiento va avanzando día a día, que los obliga a adaptarse y actualizarse constantemente.

 

Ahora bien, si analizamos estos tres pilares no son fáciles de adoptar aun cuando tengamos una muy buena disposición o sea parte de nuestra personalidad, el primero (al menos); curiosidad constante.

Se desprenden varias ideas para que esto pueda ser factible:

  • Una curiosidad constante si no está apalancada por un esfuerzo organizacional de aprovecharla, será un esfuerzo aislado de una persona, por supuesto que cada profesional de proyectos puede capacitarse en nuevas tecnologías, en innovación digital, etc. Pero, para lograr el desarrollo de una cultura debe ser parte de la estrategia organizacional y por tanto con recursos para tal efecto.
  • Si el punto anterior no se cumple donde nos desempeñamos, eso no impide que por cierto nos capacitemos y estemos informados de las nuevas tendencias, el conocimiento está, mejor si tenemos los medios para que sean formales, pero de lo contrario, tampoco es determinante o que nos impida aprender y prepararnos.
  • Contar con un equipo preparado profesionalmente no es lo mismo que contar con el “mejor equipo posible”, el camino rápido quizá pero que no asegura un “equipo” es trabajar en una compañía con gran presupuesto, contratar, capacitar e invertir en los mejores profesionales del mercado que puedas adquirir. Ahora bien, sin miedo a equivocarme la realidad esta lejos de esta para la mayoria de las personas que trabajamos en proyectos. La realidad nos indica que para muchas organización o compañía donde nos desempeñamos no existe una estrategia y un plan de capacitación o entrenamiento continuo, de preparación de sus profesionales, de gestionar el talento, motivos pueden ser diversos, como: “para qué invertir si luego el personal se irá a otra compañía”, “la inversión es muy alta en comparación con su retorno”, razones hay muchas y válidas desde el punto de vista presupuesto versus la realidad de la compañía. Sin embargo, cuando la organización comprende que para lograr altos rendimientos, el único camino en empresas que entregan servicios basados en la implementación de proyectos, es contar con sus equipos lo más preparados posible para tener la capacidad de innovar y ver nuevas formas de hacer las cosas.

Dato esto, y considerando los tres pilares de PMTQ, podemos hacer mucho si tenemos un cargo, recursos o influencia sobre la organización que nos permita impactar o influir directamente donde nos desempeñamos, entiéndase cargos directivos, PMOs, etc.

Por otra parte, para desarrollar estos pilares me hace mucho sentido el triángulo de talento de PMI, el cual apunta a tres ámbitos que son complementarios para desarrollar a toda persona que practica la gestión de proyectos, programas, portafolios y que tiene especial énfasis cuando te deseas certificar y mantener luego dicha certificación, pero no es excluyente si buscas desarrollarte de una forma integral en gestión de proyectos.

El triángulo del talento apunta a desarrollarse en tres aspectos:  Técnicas de gestión de proyectos, Liderazgo y Estrategia de negocio. Donde cada una de éstas agrupa una serie de habilidades, técnicas, herramientas, etc.

Si te interesa conocer más del triángulo del talento, desees o no certificarte, en el documento siguiente PMI Latinoamerica lo detalla como marco de los requisitos para mantener las certificaciones PMI:

https://americalatina.pmi.org/latam/~/media/D2425C4F96284642AA590A864227B99D.ashx

 

Volviendo al Cociente de Tecnologia de Gestión de Proyectos (PMTQ) que, como directores de proyectos deberíamos desarrollar, es de vital importancia que no exista una dicotomía entre la visión que los ejecutivos de las organizaciones desean lograr y lo que llegado el momento están dispuestos a invertir para que esto sea efectivo.

Cuando se exige flexibilidad, adaptabilidad, agilidad y un dominio entre metodologías y tecnologías, deberá estar sustentada y soportada por estrategias, recursos y visión, en resumen una cultura, de no ser así, la organización no estará preparada para innovar y ser sostenible en el tiempo.

Un abrazo.

Carlos Alvarez G. Santiago 25 Abril 2019.

 

Referencias.

1-. Estudio Pulse® of the Profession Project Management Institute de Marzo 2019.