Proyectos de transformación: Una inversión en el futuro de su organización


Por Sergio Concha, PMP®. Socio Deloitte.

Regulaciones más estrictas, cambios permanentes, continuas crisis, clientes más exigentes, competencia más agresiva y con nuevos actores que hace poco eran impensados, plazos reducidos y nuevas tecnologías, han obligado a las organizaciones, tanto públicas como privadas, a ser eficientes y eficaces en sus operaciones del día a día. Es decir, en el negocio de hoy.

Sin embargo, es tanto o más relevante que sean eficientes y eficaces al decidir y ejecutar los proyectos que transformarán el negocio de hoy y las harán diferenciarse y estar un paso adelante de sus competidores. O sea, en el negocio del futuro.

Enfrentar un “proyecto de transformación del negocio”, como por ejemplo: una fusión o adquisición, un cambio en el modelo de atención a clientes, la implementación de soluciones TI que afectan a toda la organización, el cambio en el modelo de negocios; representa un desafío mayor, que tensará a toda la organización y la afectará no sólo por el resultado del proyecto, sino que por su ejecución, ya que implica que mucha gente sea movilizada para participar de éste, debiendo atender además las operaciones del día a día.

Lamentablemente, muchas organizaciones están muy bien preparadas para enfrentar el negocio de hoy, pero no han invertido en la gestión del negocio del futuro, es decir en la Gestión de Proyectos, Programas y Portafolios.

Es por esta razón por la que se debe preparar a la organización para concebir y gestionar estos proyectos transformacionales de manera integral, incluyendo todos los aspectos que serán impactados: nuestra gente y sus capacidades, los nuevos procesos y formas de trabajo, el uso de la tecnología, la información, la relación con clientes, proveedores y grupos de interés, la transición de los modelos actuales a los nuevos, entre otros.

De acuerdo al estudio “El Valor de las Oficinas de Proyectos en las Organizaciones 2016”,  que reunió a 171 organizaciones y que fue desarrollado por la Universidad Santa María y Deloitte, el nivel de madurez de nuestras organizaciones para enfrentar este tipo de proyectos es bastante bajo, por lo que se requiere invertir en el desarrollo de estas capacidades en todas las dimensiones: competencias del personal, incluyendo a los ejecutivos, metodologías de gestión de los proyectos, herramientas y oficinas de proyectos (PMOs), de modo que se alcancen niveles cada vez más altos que permitan a estas organizaciones responder a las exigencias actuales y futuras.

Todas las organizaciones que buscan crecer y ser más exitosas, tienen el desafío de desarrollarse en este ámbito. Hoy ya es una obligación, por lo que deben aprovechar esta oportunidad, pues su futuro depende de ello.