¿Obstáculos a Proyectos de Inversión?


Como Ingeniero Civil y miembro del Grupo de Referentes del Project Management Institute, Capítulo Santiago de Chile, deseo manifestar mi preocupación por una aparente tendencia a obstaculizar el desarrollo de grandes proyectos de inversión por parte de la institucionalidad y comunidad en general. Esto se aprecia, por ejemplo, en los más de cien  permisos de construcción recientemente  invalidados y cuestionados por aparentes diferencias en interpretación de la normativa entre el Minvu y la Contraloría. También puedo  mencionar  la difícil e incierta tramitación de grandes proyectos mineros como Dominga y Pascua Lama y también de otros como el mall de 14 Norte en Viña, el Hotel Punta Piqueros y la reciente pugna con el MOP  del proyecto Territoria por derechos de agua. En mi opinión, pareciera que estamos frente a una creciente judicialización e incertidumbre jurídica, totalmente innecesaria y que, por supuesto dificulta el desarrollo de los proyectos e impacta negativamente sus plazos y costos.

Mi propia percepción, ojalá errada, es que se ha ido instalando en la opinión pública y tal vez en algunas instituciones una visión estigmatizada de los proyectos de inversión. Si bien es mandatorio cumplir con las exigencias y regulaciones medioambientales y cuidar los legítimos intereses de las diferentes y comunidades y sectores involucrados, también se observa que algunos, al parecer, se arrogan la representatividad de todos ellos  y  se oponen a los proyectos como parte de una doctrina.

Nuestro país tiene grandes desafíos sociales y gran parte de ellos requieren de la materialización de proyectos de inversión en Infraestructura y en soluciones Habitacionales entre otros; por tanto, en mi opinión, los esfuerzos deben estar  orientados a promoverlos y facilitarlos, con la aplicación de  reglas y requisitos claros, compatibles con un desarrollo sustentable y no de criterios dispares o variables y la incerteza jurídica que aparentemente se observa. Esto en definitiva sólo perjudica al usuario final, es decir, a nosotros mismos.

 

Alejandro Polanco Carrasco

Grupo Referentes PMI Chile