Los desafíos de los proyectos complejos


Por Sergio Concha, PMP®. Socio Deloitte.

Presionadas por factores internos y externos, las empresas deben impulsar cambios que cada vez son más grandes, audaces, desafiantes y con una mayor cantidad de dependencias.

Enfrentar un “proyecto complejo” como, por ejemplo: una fusión o adquisición, un cambio en el modelo de atención a clientes, la implementación de soluciones TI que afectan a toda la organización, el cambio en el modelo de negocios; tensará a toda la organización y la afectará no sólo por el resultado del proyecto, sino que por su ejecución, ya que implica que mucha gente sea movilizada para participar de éste, debiendo atender además las operaciones del día a día.

¿Cómo determinar el nivel de complejidad de un proyecto?

El nivel de complejidad está asociado a la “necesidad de gestión del proyecto”. Esta “necesidad de gestión” se evalúa en los siguientes ámbitos:

En este contexto, los principales desafíos que enfrentan esta categoría de proyectos son:

Haciéndose cargo de estos desafíos, aumentamos la probabilidad de éxito de estos proyectos.