Liderazgo vs Administración


Image courtesy of jumpe at FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of jumpe at FreeDigitalPhotos.net

Una de las características principales del liderazgo es que está fuertemente asociado a las metas, a lograr un objetivo que traerá cambios a la organización y por ello se requiere movilizar a las personas que se espera participen de este cambio. Para lograr esto es necesario organizarse, tener un plan y distribuir las tareas correspondientes al equipo, controlando y gestionando luego los plazos, el presupuesto y al alcance de nuestro plan.

En el día a día de un director de proyectos esto se refleja en las acciones operativas que nos irán acercando al logro de las metas y objetivos trazados, a estas tareas operativas son la que llamaremos “administración”. El liderazgo y la administración van de la mano, mientras el liderazgo entrega dirección y se asocia a ¿Qué es lo que quiero lograr?, la administración está relacionada al hacer y se asocia al ¿Cómo vamos a hacerlo?, buscando la eficiencia en las tareas que realizamos.

Probablemente todos hemos vivido la experiencia de un proyecto muy bien administrado, es decir mantuvimos el foco en el control, la eficiencia y las reglas requerida por el proyecto, las cuales se cumplieron a cabalidad; y sin embargo al final el proyecto no obtuvo el resultado esperado y por lo tanto no se considera exitoso, dejando a los interesados con ese sabor amargo de haberse esforzado para nada.

Stephen Covey en su libro Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva cuando se refiere al Liderazgo y la Administración dice: “Ningún éxito administrativo puede compensar el fracaso del liderazgo. Pero el liderazgo es difícil porque a menudo caemos en paradigmas de administración

Cabe resaltar que la administración es la manera como logramos que el liderazgo se materialice, es no perder de vista nuestra meta y alinear las actividades del proyecto a la consecución de esta meta; la administración sin liderazgo es hacer las cosas buscando solo la eficiencia en cómo hacer sin tener un norte claramente definido.

El director de proyectos juega un rol importante como nexo entre los objetivos trazados y las actividades que deben realizarse en el ámbito del proyecto para ello debe asegurarse al menos de lo siguiente:

  1. Debe existir comunicación fluida; el equipo de proyecto debe conocer los objetivos del proyecto, para que al momento de planificar y desarrollar las actividades del proyecto, estas se encuentren alineadas al objetivo definido.
  2. Preguntarse regularmente: ¿estas actividades me llevan al logro del objetivo/metas? Esta pregunta se vuelve más relevante en ambientes de incertidumbre y cambio constante, donde podemos terminar llenos de tareas y de controles de cambios que no aportan al resultado y consumen el tiempo, el esfuerzo y los recursos del proyecto
  3. En base a la respuesta anterior priorizar y enfocar los esfuerzos del equipo a través de las actividades correctas que realmente aporten al resultado.

Como dice Peter Drucker y Warren Bennis, “administrar es hacer las cosas bien; liderar es hacer las cosas correctas”, en estos tiempos donde se viven cambios de manera constante se vuelve más relevante la presencia de líderes de proyectos que mantengan el enfoque en los objetivos, de esa manera nuestras probabilidades de éxito en el proyecto aumentarán.

¿Tus actividades del proyecto están alineadas con los objetivos definidos?

Ernesto Ganoza, PMP, PCA
Dirección de Proyectos, Consultor & Coach