¿Influenciar o manipular?


Image courtesy of Sira Anamwong at FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of Sira Anamwong at FreeDigitalPhotos.net

 

Hace un tiempo atrás participe de un taller donde la facilitadora realizó la siguiente pregunta:

¿Cuál es la diferencia entre influenciar y manipular?

Con esta pregunta me quedé pegado, pensando y tratando de definirlos, de encontrar las diferencias y separarlos; al final lo único que se me vino a la cabeza es que influenciar tiene connotación positiva mientras que manipular tiene connotación negativa y, en ambos casos el resultado es el mismo: produces un efecto preconcebido sobre una persona o un grupo de personas para lograr algo.

Luego de intercambiar comentarios y opiniones entre los participantes, la facilitadora comentó que efectivamente en la práctica ambos requieren las mismas habilidades y los resultados que se obtienen son similares, lo único que cambia es la intención con la que se actúa; con esto podemos concluir que una persona que logra desarrollar la habilidad para influenciar también las desarrolla para manipular.

Cuando influenciamos, damos el ejemplo en aspectos positivos, se nos reconoce por nuestra transparencia y valores y, se refieren a nosotros como una “buena influencia”; por otro lado, cuando manipulamos, ocultamos información, ponemos nuestros propios intereses por encima de los demás y actuamos para nuestro propio beneficio.

En la práctica todos hacemos cosas porque de alguna manera esperamos obtener un beneficio o ganancia del resultado, esto también aplica a los equipos de trabajo donde cada miembro espera un beneficio personal además del beneficio grupal y solo cuando ambas se alinean, es cuando se logran los mejores resultados, esto mismo también se extiende y aplica para todos los interesados del proyecto incluyendo al director del proyecto.

La influencia es una de las habilidades interpersonales que un Director de Proyectos efectivo debe tener y es considerada clave para desarrollar el liderazgo en proyectos; cuando llevamos a un grupo de personas al logro de algún objetivo, necesitamos influenciarlos de tal manera que todos “remen” en la misma dirección logrando alinear y priorizar las actividades que necesitan ser realizadas a favor del proyecto y el objetivo trazado.

Existe una sutil línea que separa la influencia de la manipulación, por ello siempre debemos actuar “en relación a las obligaciones básicas de responsabilidad, respeto, equidad y honestidad” (PMBoK), y rigiéndonos por lo códigos de ética establecidos la sociedad, empresa y organismos a los cuales pertenecemos tales como el PMI. Un criterio muy simple que se puede aplicar es preguntarse: Si esto saliera en la primera plana del periódico de mañana ¿sería una buena o mala noticia? La respuesta nos dará razón de la intención y la transparencia con la que estamos haciendo las cosas.

En los proyectos que diriges ¿influencias o manipulas?

Ernesto Ganoza, PMP, PCA

Dirección de Proyectos, Consultor & Coach