Diseño y Desarrollo del MVP en la Gestión Ágil de Proyectos


El 15 de marzo se realizó el primer workshop del año organizado por PMI Santiago Chile Chapter, desarrollado en dependencias de la Universidad Autónoma de Chile y que contó con 51 asistentes.

El workshop estuvo a cargo del experimentado relator Enrique Villarroel, profesional con 26 años de experiencia en el Sistema Financiero, en las áreas de Internet, Comercio Electrónico, Transformación Digital y Desarrollo de Negocios de Servicios Financieros de Cash Management, Medios de Pagos e Inversiones. Especialista en la dirección de proyectos tecnológicos de innovación, ha liderado en la industria bancaria importantes cambios en el proceso de modernización, asesorías en gestión empresarial, desarrollo de talleres para capacitación ejecutiva y charlas en seminarios, e investigaciones en las áreas de Innovación, Marketing y Medios de Pago. Complementa su carrera con el rol de director académico y relator en programas de postgrado en Innovación y Banca Digital para el Instituto de Estudios Bancarios y DigitalBank, como también realizar actividades de Mentoring en el Instituto Internacional para la Innovación Empresarial 3IE de la Universidad Santa María.

La actividad fue inaugurada por el presidente de capítulo Alfonso Barraza, quien informó acerca de los desafíos y actividades para este año de la organización.

Una de las características más habituales de un emprendimiento, y en particular de los startups, es la falta de recursos. Esta carencia hace que tengan dificultades para validar su modelo de negocio y ver si sus “actos de fe” se sostienen de alguna forma y los puede llevar al desarrollo de un proyecto rentable para su equipo.

Esta charla describió cómo iniciar un proyecto utilizando metodologías ágiles  o “Lean”, en las que lo importante no es tener un producto perfectamente definido ni desarrollado con cientos de “features”, sin fallos ni bugs que puedan surgir, y en el que se han invertido cuantiosas cantidades de tiempo y dinero, sino que se basan en la rápida concepción de un Producto Mínimamente Viable (o MVP por sus siglas en inglés), producto que suele disponer de las funcionalidades básicas que pensemos que pueden atraer potenciales clientes, pero que ha sido concebido en poco tiempo sin prestar atención a detalles más allá de dichas funcionalidades básicas. Esto es así por un motivo muy simple: está demostrado que, por mucho que pensemos que el producto que estamos desarrollando va a ser exitoso y va a gustar a miles de clientes, probablemente nos estemos equivocando, y lo que los clientes necesitan no es exactamente lo que estamos desarrollando sino algo similar, pero con aplicaciones, features o características distintas.

El objetivo del taller fue dar a conocer el concepto “MVP” como herramienta para que el líder de un proyecto de un emprendimiento y/o innovación pueda validar su idea de negocio a un costo mínimo sin necesidad de inversión y pueda obtener métricas reales iniciales del proyecto. Además, se dio a conocer una metodología simple y validada para generar este MVP.

Según los participantes a este primer workshop, la exposición fue muy entretenida e interesante y trató de un tema muy actual. “El concepto de mínimo producto viable debe ser entendido para que sea de ayuda al diseñar un producto”, comentó Jesús Farfán, vicepresidente de Educación del capítulo.

Los asistentes participaron aportando su experiencia y con sus preguntas permitieron extender los ejemplos de aplicación.

Sin duda un tema importante en la gestión de proyectos ya que “un director de proyectos debe poder liderar proyectos en los que el producto se define evolutivamente y el mínimo producto viable es la forma de enfrentar este tipo de proyectos” finalizó Farfán.