6 principios de Kanban para agregar valor


Principios Kanban

Si quiere más resultados y más productividad termine el trabajo en proceso en vez de empezar nuevo trabajo

La metodología ágil Kanban está inspirada en el Sistema de Producción Toyota y contiene 6 principios:

  1. Visualizar el flujo de trabajo
  2. Limitar el trabajo en curso
  3. Gestionar el flujo
  4. Hacer explícitas las políticas del proceso
  5. Implementar ciclos de retroalimentación
  6. Mejorar colaborativamente

Visualizar el flujo de trabajo implica mostrar en un tablero de tareas el trabajo actual. A diferencia de una planta productiva en un entorno de producción de conocimiento el trabajo es intangible, por lo que una manera de explicitar el trabajo es publicarlo en un tablero: las columnas se asocian a las etapas de trabajo y con tarjetas (Kanban en japonés) post-it puede representar las unidades de trabajo

Limitar el trabajo en curso implica que cada etapa de trabajo, cada columna del tablero debe tener un máximo de unidades que se pueden trabajar en paralelo. En la analogía de una fábrica estamos limitando el lote de producción. Debemos enfocarnos en terminar el trabajo en proceso. Esto nos permite reducir los tiempos de ciclo.

Gestionar el flujo implica identificar los cuellos de botella donde se atasca el trabajo y promover que el equipo ayude a los miembros de esta etapa de trabajo hasta que se libere una unidad y se logre que el trabajo fluya. Como en una carretera congestionada, no vale la pena añadir más trabajo al sistema sino va a salir y va a quedar en el cuello de botella. Evite comenzar más trabajo en proceso. Esto también reduce los tiempos de ciclo.

Vamos a querer Hacer explícitas las políticas del proceso debido a que en una fábrica las restricciones que generan un cuello de botella son físicas como la capacidad de una máquina. Sin embargo, hay muchas restricciones que no son físicas sino generadas por prácticas o políticas de la organización que generan cuellos de botella o aumentan el tiempo de ciclo

Implementar ciclos de retroalimentación partiendo por la reunión diaria hasta otras de mayor horizonte para saber cómo vamos y hacer los ajustes respectivos.

Mejorar colaborativamente implica que, a través de mediciones y experimentación, el equipo mejore su proceso y reduzca las actividades que no agregan valor.

No hay valor en un trabajo no completado. Saturar un sistema con más trabajo que no va a completarse porque está atascado en el cuello de botella no tiene sentido. Por eso en Kanban debemos respetar los límites de trabajo y es más importante terminar el trabajo en proceso que empezar nuevo trabajo. Con esto reducimos los tiempos de ciclo, aumentamos la cantidad de trabajo realizado en un período y mejoramos la productividad. ¡Lo invitamos a implementar los 6 principios de Kanban!

 

Armando Camino MBA, PMP, CSM, PMI-ACP

Gerente de SCM Capacitaciones, REP de PMI

www.scmcapacitaciones.cl